Rosas y libros el 23 de abril, día de Sant Jordi

sant-jordi

Dragones y caballeros de brillante armadura que rescatan a princesas. Así empieza la historia de lo que hoy conocemos como el día de Sant Jordi, en el cual se acostumbra a regalar rosas y libros.

¿Pero cómo fue la historia realmente? ¿Fue un personaje real?

Hechos históricos y hechos ficticios

Según la historia de Jorge, que así se llamaba el caballero, vivió en el siglo III y era un militar de la antigua Roma, que nació en Grecia. Al parecer Jorge se negó a perseguir a los cristianos tal como le habían ordenado y por este motivo lo asesinaron. Cómo murió defendiendo su religión, pues años más tarde la iglesia lo hizo santo. En muchos lugares “San Jorge” es su patrón como en Cataluña (aquí ya le cambian el nombre al catalán Jordi), Aragón, Inglaterra y Portugal. Al parecer existen leyendas en las que se asegura que “Sant Jordi” ayudó a los ejércitos a derrotar a los enemigos y conquistar territorios. Los datos históricos aseguran que murió el 23 de abril del año 303.

Según las leyendas que a muchos niños les cuentan, un dragón frecuentaba un territorio que cambia de nombre según la comarca. La más popular es Montblanc, en Cataluña. Pues bien para apaciguar el hambre del dragón, al principio se le servían dos corderos, y más adelante un cordero y una persona. La persona era ofrecida al dragón por sorteo y a la familia que sufría la pérdida del ser querido, se le otorgaban riquezas. Ahora aparece la princesa del reino que depende de la versión popular, o se la escoge por sorteo como al resto o bien, el pueblo se cansa de que a la familia real nunca se la incluya en dicho sorteo y se elige a la princesa para apaciguar al dragón junto con otro cordero. 

Cuando la princesa es ofrecida, aparece el caballero Jorge y la salva del dragón matándolo con su espada.

De la sangre vertida del dragón nació un rosal rojo del cual Jorge extrajo una rosa y se la entregó a la princesa.

Regalar rosas en Sant Jordi

Esta costumbre nace un poco más adelante en el tiempo, concretamente en el s. XV.

En Barcelona se celebraba la feria de rosas y a todas las mujeres que asistían a la misa de la capilla de Sant Jordi el 23 de abril, se les regalaba una rosa. En la actualidad la rosa roja es un símbolo de pasión y por eso se regala entre enamorados, aunque últimamente también se incluye a otros miembros de la familia. Suele ir acompañada de la Senyera (la bandera representativa de la antigua corona de Aragón) y de una espiga de trigo, que es símbolo de fertilidad.

Regalar un libro en Sant Jordi

Esta costumbre es un poco más moderna. Nos remontamos a principio de s. XX donde Alfonso XIII en 1926, declaraba el 7 de octubre como fiesta del libro español.

Esta iniciativa fue respaldada por un escritor Valenciano residente en Barcelona, Vicente Clavel Andrés. En 1929 durante la Exposición internacional de Barcelona, las librerías colocaron puestos en las calles con mucho éxito, entonces se decidió cambiar el día principalmente porque en octubre, las condiciones del clima no terminan de acompañar para colocar puestos de venta de libros en las calles. Así se decidió que el 23 de abril fuera el día del libro. Desde entonces se asocia este día a la compra de libros. Tanto es así que la UNESCO declaró el 23 de abril el día internacional del libro y los derechos de autor. Desde 1996, más de 100 países reconocen y celebran el Día del libro con esa fecha.

Día de Sant Jordi en Cataluña

A pesar de ser un día laborable en Cataluña, hay mucho movimiento por el centro de la ciudad y es fácil ver los balcones con la bandera Catalana, a mujeres con rosas, hombres con libros y viceversa. Tiene un aspecto reivindicativo para muchas personas de la sociedad catalana.

En las últimas décadas se ha promovido mucho también la venta de libros con firma de autores en este día, ya que coincide con la muerte de Cervantes y la de Shakespeare, aunque al parecer no coincide históricamente al 100% con la muerte de estos dos escritores.

En definitiva, un día para comprar algún libro porque suele haber ofertas y es momento de aprovechar. ¿Has comprado alguno ya? ¿Estabas leyendo alguna pendiente?

Cuéntanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *